Perspectivas Sistémicas
LA NUEVA COMUNICACION

Perspectivas Sistémicas On Line

Modelo de intervención familiar en una institución jurídica

Por Bibiana Romero - Lina Alianak - Mónica Spurr (*)

Deseamos con este relato transmitir nuestra experiencia laboral con familias en crisis en el marco de una institución jurídica. Somos integrantes del Equipo Técnico de un Tribunal de Familia en calidad de perito psicóloga y perito psiquiatra y desarrollamos nuestra tarea en equipo con una abogada Consejera de Familia, en el ámbito de un proceso judicial llamado Etapa Previa.

Es así que nuestra práctica se inserta en un lugar de encuentro entre disciplinas, que abordan la salud mental y la práctica jurídica.

La tarea de articulación e imbricación de los diferentes discursos y los distintos modos de abordaje de la problemática familiar, plantea la necesidad de un trabajo interdisciplinario, el cual constituye un proceso de permanente creación y que no se da con la simple existencia de la multidisciplina en la integración del Tribunal.

 

ESQUEMA DE TRABAJO

En las diversas conflictivas familiares en las que intervenimos (divorcio, separación, tenencia, régimen de visitas, alimentos, violencia familiar, reintegro de hijo, reconocimiento de filiación), podemos observar que se abren territorios desconocidos, ante los cuales los miembros del grupo familiar carecen de mapas asertivos para recorrer el camino hacia la nueva forma de organización familiar.

Si bien hay familias que logran acuerdos en forma privada y luego homologan judicialmente los mismos; existen otras que carecen de recursos propios para afrontar y procesar los cambios que devienen de la crisis planteada (entendiendo el concepto de crisis "como un momento de alteración o desorden del funcionamiento o dinámica habitual de una familia, que al mismo tiempo contiene la posibilidad de un cambio"), instalándose en una conflictiva que impide un proceso saludable de elaboración y transformación.

En los grupos familiares que presentan este tipo de funcionamiento, algunos indicadores son: falta de diálogo, rechazo de las vivencias individuales, imposibilidad de lograr acuerdos, violencia, maltrato físico y/o psicológico, daño económico, resistencia a los cambios, necesidad de venganza, posturas rígidas especialmente, ante las nuevas formas familiares (familias ensambladas) y particularmente victimización de los hijos, donde uno o más de ellos queda triangulado en la conflictiva conyugal, viéndose entorpecido su desarrollo afectivo, intelectual o social, con la presencia de síntomas de diversa índole.

La Etapa Previa, ha sido un abordaje innovador en la conflictiva familiar, donde el acento está puesto en la labor de conciliación con las partes, a fin de lograr un acuerdo que no haga necesaria la etapa contenciosa. Tiene carácter no litigioso, se encuentra desprovista de formalidades procesales, privilegia el protagonismo de las partes en los acuerdos que se logren, acorta los tiempos para arribar a la resolución del conflicto, logrando un alivio más rápido al malestar familiar, ahorra recursos económicos y temporales, que siempre son escasos y evita consecuencias negativas e infaltables, producto del proceso de litigio. El objetivo de la misma, es ayudar a las partes a que arriben a acuerdos para resolver los conflictos que ha generado la nueva dinámica familiar.

Luego de la presentación de la demanda por parte de los letrados, se fija una primera audiencia de las partes y sus abogados con el Consejero de Familia. La figura del Consejero, es de inestimable valor ya que el perfil del mismo debe ser el de un abogado capacitado no sólo en la ciencia jurídica, sino también en los aspectos psicológicos y sociales de la conflictiva familiar. Cuenta para el desarrollo de su labor, con el asesoramiento del Equipo Técnico, el cual puede intervenir en las audiencias o con posterioridad a las mismas, a partir de la derivación del Consejero.

Los casos evaluados por el Equipo Técnico son trabajados en una reunión semanal, en conjunto con el Consejero a fin de construir entre todos, una estrategia acorde a la conflictiva observada. En el momento de la primera audiencia, se intenta lograr un acuerdo entre las partes, que podrá resultar en algunos casos definitivo, en otros transitorio, en otros fallido, pero que siempre contemple la posibilidad que las partes se lleven de la audiencia, algún inicio de solución de conflicto.

Si no puede lograrse esto en la primera audiencia, se torna necesario fijar una próxima y en el tiempo que media entre ambas, se despliega la labor del Equipo Técnico, tendiente a obtener el acuerdo.

Es importante destacar, que el objetivo que nos guía en nuestro trabajo, se centra en la idea de que la familia, active sus propios recursos en la resolución del conflicto, o sea, que sean los redactores y creadores de acuerdos, que constituyan estrategias de afrontamiento de las nuevas situaciones familiares, que se despliegan luego de la crisis.

Las características de los acuerdos:

La idea de transitoriedad de los acuerdos, se le anticipa a las partes porque- hacemos hincapié en que estamos frente a una estructura cambiante como es la familia -, también pueden variar las contingencias de vida y la posibilidad de que ellos puedan generar por sí mismos otros futuros acuerdos.

Hay familias que requieren un seguimiento a lo largo de los meses, ya sea porque les es dificultoso cumplir con lo que acordaron, porque sobrevienen situaciones nuevas que los desestabilizan, o porque la implementación de los convenios, no rinde los resultados que se esperaban.

Durante ese seguimiento, pueden intervenir nuevamente el Consejero y/o el Equipo Técnico. Puede ser necesario derivar a la familia o a alguno de sus miembros, a un tratamiento psicológico o psiquiátrico. Si estas posibles intervenciones no logran el arribo a acuerdos funcionales, se cierra la Etapa Previa y el caso se deriva a la Etapa Contenciosa.

En los años que venimos actuando con este estilo de abordaje hemos observado:

TRABAJO EN RED

Desde un comienzo si bien sabíamos que nuestra labor se desarrollaría en el ámbito jurídico, intuíamos que debía extenderse hacia fuera del tribunal. A tal fin comenzamos a establecer conexiones con instituciones terapéuticas de la jurisdicción, invitamos al tribunal a profesionales e integrantes de distintos estamentos sociales de la comunidad y acudimos a encuentros con instituciones zonales, para transmitirles nuestra ideología de trabajo y conocer la de ellos, a fin de acordar entre todos, criterios de intervención en común.

Cuando derivamos alguna familia a terapia, nos comunicamos telefónicamente con la institución asistencial que la recibirá y les explicitamos la línea de trabajo que se comenzó a establecer en la audiencia, a fin de implementar una estrategia conjunta con la familia; en la mayoría de los casos esto se logra y también se produce el movimiento complementario, es decir, la producción de nuevas intervenciones en el ámbito terapéutico, que se nos comunican a fin de incorporarlas en futuras audiencias.

Hemos trabajado hasta el momento, con instituciones que poseen diversas líneas teóricas, con algunas nos hemos integrado en mayor grado que con otras.

A lo largo de esta década de trabajo, también fuimos construyendo vínculos con los establecimientos escolares, a los que asisten los menores integrantes de las familias mencionadas. A partir de estas comunicaciones, los docentes comenzaron a solicitarnos orientación en nuevas temáticas planteadas, a nivel escolar, fundamentalmente situaciones de violencia familiar.

Surgió así el pedido de una capacitación en el abordaje de esta problemática, cada vez más frecuente en nuestro país.

Actualmente nuestro grupo de trabajo asiste a reuniones del Municipio de Morón, con la participación de distintos agentes de la comuna y cuya finalidad es conocer y coordinar los recursos disponibles, para la atención integral de los menores y sus familias.

REFLEXIONES SOBRE NUESTRA TAREA

Nuestra ideología, se centra en el hecho de considerar que no estamos trabajando un trámite, sino que estamos abordando a una familia en crisis, que realiza una tramitación judicial. Privilegiamos el concepto de la permanencia del grupo familiar, más allá de la no convivencia, a pesar de la separación de la pareja y de la formación de nuevos vínculos amorosos, el núcleo familiar primigenio continúa existiendo.

Esto ha significado cambiar la óptica típica de lo jurídico( centrada en el expediente y/o en la demanda explícita), por otra mirada en donde lo que se analiza es el contexto familiar, de donde surge el pedido de intervención del tribunal.

Entendemos que hemos transitado un camino que ha ido desde una cuestión estática y estructurada, como es el proceso judicial clásico, a una instancia que se centra en una mirada integral de la conflictiva familiar desplegada o subyacente.

En muchas ocasiones además de realizar una práctica jurídica, es necesario llevar a cabo una intervención terapéutica y/o preventiva. La posibilidad de trabajar, contando con los aportes de la multidisciplina, ya desde la primera audiencia, ha permitido detectar disfunciones o síntomas, que la familia no ha visualizado.

Muchas veces esta primer audiencia es el escenario donde se despliegan en actitudes, gestos y dichos, la conflictiva familiar y es en ese marco donde el Consejero intenta introducir elementos de diferenciación , que tiendan a evitar la repetición automática del conflicto y que permitan cambios en la situación.

La función del Consejero junto con el aporte del Equipo Técnico, es conciliar a las partes revirtiendo la ideología de la contienda, en un proceso generador de acuerdos, poniendo en evidencia los recursos que la familia aún posee y que al no haberlos registrado oportunamente les era imposible valerse de los mismos.

CONCLUSIONES:

Consideramos un tema especial el trabajo logrado en nuestros 10 años de funcionamiento, el llamado trabajo interinstitucional o trabajo en Red, ya que mientras interactuamos, los profesionales de las diferentes instituciones, desde nuestra intervención en los casos, aprendemos, nos retroalimentamos, ajustamos nuestros criterios, realizamos estrategias en conjunto y especialmente advertimos que el resultado es lograr una mejor atención a las familias, que de a poco con nuestra orientación, logran salir de la disfunción y recontratan una mejor calidad de vida.

 

BIBLIOGRAFIA

 

(*) Bibiana Romero es abogada. Funcionaria del poder judicial de la Provincia de Buenos Aires. Consejera de familia del Tribunal de Familia Nº 2 de la Ciudad de Morón. Docente de la cátedra de Derecho de Familia de la Universidad de Morón. Docente de la facultad de Derecho de la Universidad La Sapienza en Roma Italia. Docente del curso de Capacitación Docente sobre Violencia Familiar, dirigido a personal directivo de nivel inicial del Distrito de Merlo.
Email:
romerobibiana@hotmail.com

(*) Lina Alianak es psicóloga. Especialista en Psicología Jurídica con orientación en familia. Perito Psicóloga del Tribunal de Familia Nº 2 de la Ciudad de Morón. Coordinadora de la Sub-Comisión Forense del Colegio de Psicólogos de Morón. Especialista en terapia familiar sistémica. Organizadora, coordinadora y disertante en jornadas y congresos relacionados con el tratamiento psicológico individual y familiar de diversas patologías. Auditora en Psicología. Co-autora del libro " Aproximaciones al concepto de calidad en la Auditoría Psicológica. Docente del curso de Capacitación Docente sobre violencia familiar, dirigido a personal directivo de nivel inicial del Distrito de Merlo.
Email: alianak44@speedy.com.ar

(*) Mónica Spurr es médica especialista en psiquiatría y psicología médica. Perito Psiquiatra del Tribunal de Familia Nº 2 de la Ciudad de Morón. Docente a nivel terciario de Psicopatología Infantil. Docente del curso de Capacitación Docente sobre violencia familiar, dirigido a personal directivo de nivel inicial del Distrito de Merlo.
Email: monicaspurr@hotmail.com

Institución mencionada: Tribunal de Familia Nº 2 de Morón. Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires, Argentina.

Volver al sumario de Perspectivas Sistémicas On Line