Perspectivas Sistémicas
LA NUEVA COMUNICACION

LA FAMILIA EN LA ÓPERA
METÁFORAS LÍRICAS PARA PROBLEMAS RELACIONALES

Juan Luis Linares y Pier Giorgio Semboloni

Con la colaboración de: Francisco Javier Ortega y Roberto Pereira Carlos Sluzki
Ilustraciones: Alejandra Zúñiga

 

INDICE

1.- Introducción. (Juan Luis Linares y Pier Giorgio Semboloni)

2.- La familia de origen: los padres en Verdi. (Pier Giorgio Semboloni)
     2.1.- Rigoletto
     2.2.- Il Trovatore
     2.3.- La Traviata
     2.4.- Don Carlo

3.- El mito de Don Juan. (Juan Luis Linares)

4.- La Pareja

      4.1.- Otello y la violencia de género. (Juan Luis Linares)
      4.2.-  Aida y las parejas en conflicto crónico. (Roberto Pereira)
      4.3.- El mito de Carmen: modelos de relación de pareja. (Juan Luis Linares)
      4.4.- Parejas inteligentes y parejas tontas. (Juan Luis Linares)
                      4.5.-Los riesgos de la curiosidad: moralejas para parejas a partir  de las operas sobre Barbazul. (Carlos Sluzki)
                      4.6.- Orfeo y Euridice: el amor inquebrantable o el duelo perpetuo. (Fco. Javier Ortega)

5.- La Pareja en Puccini. (Juan Luis Linares)
      5.1.- La Bohème.
      5.2.- Tosca.
      5.3.- Madama Butterfly.
      5.4.- Turandot.

 

1.- INTRODUCCIÓN

Este libro es el resultado de poner por escrito un seminario que los dos autores y compiladores, Pier Giorgio Semboloni y Juan Luis Linares, llevan muchos años dictando, juntos y separados, en los más distintos foros de la terapia familiar sistémica a través del ancho mundo. A ellos se han añadido recientemente Javier Ortega, Roberto Pereira y Carlos Sluzki, raros autores por transitar, desde la reflexión teórica sistémica, el sutil mundo de la ópera. Ellos aportan un componente de rigor, pero también de frescura, imprescindible para llevar a buen puerto un proyecto tan peculiar.
Escribir sobre la familia en la ópera podría parecer una empresa básicamente lúdica, pero, en realidad, no lo es. Se trata, qué duda cabe, de una invitación a pensar, dirigida a cualquiera que experimente curiosidad intelectual frente a las más variadas manifestaciones de la aventura humana. Pero también constituye una incitación a abandonarse al placer de escuchar buena música siguiendo una pista (una más, una de tantas posibles) que permita explorarla en algunos de sus infinitos matices. Así pues, el lema que mejor ilustra la intención de los autores sería el título de la obra miscelánea de Tirso de Molina “Deleitar aprovechando”.
La ópera es el producto más rico y complejo de la cultura occidental, probablemente el más cercano a la idea del “espectáculo total” soñado por tantos creadores y artistas.
En la ópera convergen tres elementos fundamentales: la música, la voz humana y el teatro, aunque  tampoco carecen de importancia las artes plásticas, tan influyentes en los decorados y la escenografía, y, por supuesto, cada vez más, la tecnología, en sus infinitos desarrollos contemporáneos.
En lo que se refiere a la música, existen compositores inequívocamente asociados al género lírico, como los dos grandes representantes de la ópera tardo-romántica, Verdi y Wagner, entre tantos otros. Otros compositores, como Beethoven, apenas se asomaron al género con alguna ópera (Fidelio), de indudable calidad pero de escasa importancia proporcional en el contexto de su magna obra sinfónica. En otros, por fin, la producción operística se halla equilibrada, alcanzando una representación ponderada en el conjunto de su obra. Es el caso de Mozart, tan genial compositor de óperas  como de música sinfónica o de cámara. En cualquier caso, y contra lo que han osado afirmar algunos detractores de la ópera, sin ésta la música perdería algunas de sus páginas más brillantes.
  La exploración de la voz humana, en su infinita gama de matices cualitativos y cuantitativos, constituye sin duda  otro factor definitorio del género operístico, quizás el más nuclear y, a la vez, paradójicamente, el que más ha podido contribuir a su descrédito. El canto virtuoso de los solistas o la sincronizada disciplina del coro, construyendo episodios de sublime belleza, puede elevar la tensión emocional del espectáculo hasta extremos increíbles. Y, afortunadamente, los excesos acrobáticos de los divos de antaño son siempre menos frecuentes, habiendo dejado de ser aquéllos los tiranos que solían, para aceptar el criterio de los directores musicales y escénicos.
Por último, la dimensión teatral de la ópera no ha cesado de dignificarse y enriquecerse. Siempre se inspiró en las más nobles fuentes de la mitología y de la literatura, pero, progresivamente, los libretos fueron siendo encargados a grandes especialistas y escritores. El caso de la colaboración de Da Ponte con Mozart en lo que probablemente sea el conjunto operístico de más calidad jamás producido (Las Bodas de Figaro, Don Giovanni y Cosi fan Tutte) es paradigmático, pero no desmerecen, entre tantas otras, las óperas de Richard Strauss  escritas por Hoffmanthal o Zweig. La ópera contemporánea busca especialmente la calidad de sus bases literarias y dramáticas, relegando a un pasado remoto los tiempos en que la inverosimilitud de los libretos sólo servía de pretexto para el lucimiento vocal de las divas.
En definitiva, las óperas acumulan una ingente belleza, a la vez que abordan mitos y construyen arquetipos capaces de movilizar afectivamente a quienes acceden a ellas. No puede extrañar, por tanto, que sean una fuente inagotable de metáforas capaces de ejemplificar e ilustrar el complejo mundo de las relaciones humanas y los infinitos recovecos del psiquismo. Personajes como Don Juan, Carmen u Otelo, parejas como las constituidas por Rosina y el Conde de Almaviva,  Susanna y Figaro, Cio Cio San y Pinkerton o Turandot y Calaf,  y relaciones parento-filiales como las de Rigoletto y Gilda  o Manrico y Azucena, por citar sólo algunos ejemplos, son potentísimos mitos que, más allá de las convenciones propias del género, muestran con rara clarividencia y con gran intensidad emocional fenómenos psicológicos y relacionales de gran trascendencia en el campo de la salud mental y la psicoterapia.   
Este libro se construye en una encrucijada donde convergen los intereses de los amantes de la música, y de la ópera en particular, con los de los psicoterapeutas y, más en concreto, de los terapeutas de familia y de pareja. Por ello, los autores han huido de los lugares comunes más extendidos, buscado focalizar preferentemente conflictos relacionales e interpretar a los personajes enfatizando matices referidos a su problemática vinculación con sistemas de pertenencia tales como la pareja o la familia de origen.
Desde este punto de vista, Carmen no es simplemente la gitana rebelde y exótica que suscita la lascivia de Don José, sino su partener en una pareja imposible, constituida con una organización simétrica pero cuyos miembros poseen mitologías incompatibles. En la enfermiza obsesión de Rigoletto por proteger a Gilda, no se verá la abnegada preocupación de un padre por el bien de su hija, sino el egocentrismo narcisista de un hombre que antepone la gratificación de sus propios fantasmas a las necesidades reales de quien debe cuidar. Y en el suicidio de Madama Butterfly se enfatizará la importancia del abandono y rechazo de la familia de origen, simbolizados por el episodio del tío bonzo, que deja a Cio Cio San inerme ante la estafa depredadora de Pinkerton, en lo que constituye una excelente metáfora de la depresión.
        

 

                            *            *            *

Hay muchas maneras de acercarse a la ópera, y lo que sigue en esta introducción está tan vinculado a la experiencia de uno de los autores (Semboloni), que vale la pena respetar el redactado en primera persona del texto original.
“De niño solía escuchar algún fragmento de ópera en la radio, y de adolescente compraba esporádicamente algún disco, pero ha sido ya de adulto cuando he tenido la oportunidad de asistir a muchas puestas en escena de óperas. De todas formas, puedo decir que he tenido un contacto más cercano con el mundo de la lírica algo más tarde y por motivos familiares.
He aquí mi primera referencia a la familia en la ópera: habiendo participado mi hijo en el coro de las voces blancas de Carmen, en el teatro Carlo Felice de Génova, tuve la ocasión, más allá de mis más remotas expectativas y deseos, de conocer este mundo de una forma más cercana, casi desde su interior. Así fue durante los tres meses de ensayos y las sucesivas ocho representaciones a las cuales, queriéndolo o no, tuve que asistir como acompañante.
Claramente, y siempre por los motivos de familia ya mencionados, en este caso fijé mi atención sobre todo en el coro, un verdadero terreno de dinámicas de grupo y juegos relacionales, que merecerían un estudio más profundo y específico. El coro representa la muchedumbre, el pueblo, la gente que observa y comenta, tanto en la escena como fuera de ella, los hechos que viven los personajes y, al mismo tiempo, las interpretaciones que ofrecen los artistas.
El coro casi nunca es el protagonista y, excepto en el caso del Nabuco de Verdi, primera ópera importante que brindó éxito al compositor, es raro que se le pida un bis. Sin embargo, de sus anónimas calidad y armonía depende el éxito del espectáculo tanto como de las voces de los divos.
La ópera puede ser definida como teatro adaptado a la música, pero, por otra parte, la metáfora teatral ha sido usada como referencia incluso para la psicología social. Constituye, por ello, un recurso para quienes se interesan por los quehaceres sociales. “El teatro muestra cómo la vida puede ser tratada al igual que una puesta en escena, y cómo todos los elementos de la representación teatral pueden comentar acontecimientos obvios para el mundo cotidiano. Al mismo tiempo, el teatro interpreta las realidades sociales a través de la metáfora escogida de un drama en particular, a fin de evidenciar la relación existente, por ejemplo, entre las intenciones de las personas y sus actos, entre éstos y los contextos de la acción, y entre dichos contextos y los medios para la acción que ellos mismos ofrecen. Es verdad también que el teatro no es solo una puesta escena cualquiera de la vida, que comunica a través de la perspectiva de formas metafóricas especiales. Es la puesta en escena de la vida en tanto que acción. La recitación, la presentación de un drama a través de los personajes, es el fundamento de las representaciones teatrales” (Mangham & Overington, 1987).
Es evidente que, en el caso de la ópera, a esta reflexión es necesario añadir como factor determinante todas las consideraciones relativas al elemento musical, el cual define la originalidad y la unicidad de esta forma de expresión artística con respecto al teatro en prosa.
Hay otro motivo que me llevó a reflexionar sobre la familia en la ópera, y fue un hecho vinculado directamente a mi actividad como terapeuta.


Un día llega a mi consultorio una chica de 16 años para tratarse de un problema de bulimia. Como tantas otras muchachas de su edad, debe afrontar dificultades relativas a su propio cuerpo  y a su crecimiento, pero también a dinámicas relacionales con sus padres, caracterizadas por la separación de éstos, la reconstitución de dos nuevas familias, y el nacimiento de un hermanito del segundo matrimonio del padre.
Hasta aquí nada nuevo, si el padre no hubiera sido un famoso cantante lírico, tenor para ser precisos. Éste se había casado en segundas nupcias con una joven soprano, y, debiendo actuar continuamente en teatros de todo el mundo, disponía de muy poco tiempo para hacer de padre con su primera hija. De hecho, en los pocos momentos que tenían para verse, prefería comportarse como un amigo generoso, lleno de sentimientos de culpa, que como un padre. Por otro lado, la hija bulímica, para hacerse notar por este padre juvenil y distraído, prefería mostrarse siempre más gorda y menos atractiva. Además, logró hacerse expulsar del coro del que formaba parte, no obstante el canto fuese su hobby principal. Para completar el panorama, la nueva pareja de la madre se presenta como una figura investida de autoridad paterna, cuando en realidad la chica desearía tenerlo como amigo. Ello hace que, interactuando con él se deje llevar a crisis histéricas. Cuando, luego de haber realizado las primeras citas con la paciente y su madre, logro disponer, por fin, del solicitadísimo y poco disponible padre, mientras los observo, no puedo evitar fantasear  imaginando la misma situación dentro de un cuarteto de ópera.
He aquí a la paciente-hija, con voz y cuerpo de soprano (una de esas sopranos del tipo de Montserrat Caballé, para ser claros), que trata de comunicar el amor, los celos y el dolor a ese padre que la descuida, sin encontrar en la realidad las palabras para expresarse y limitándose a un patológico lenguaje del cuerpo. Me pregunto si un elemento adicional, la melodía que transformara en canto la imposible interacción lingüística, no podría reemplazar la, en este caso, patológica expresión corporal. Me la imagino, con voz afligida, ofreciendo al público “las dolientes notas” de su sufrimiento. Veo también a la madre, desde hace tiempo separada del primer marido y cansada del fastidioso comportamiento de la hija, dirigirse con dedo acusador y voz de mezzosoprano al padre despreocupado, utilizando los términos de un libreto de ópera: “d’ogni mal reo”. Me imagino al guapo tenor, que parece que se estuviera mirando al espejo todo el tiempo, sorprendido y aturdido por las voces insistentes y agudas de las mujeres. Está un poco apartado y, dirigiéndose a sí mismo en una forma teatralmente auto-reflexiva, ataca la romanza: “son io quel desso che a si gran male adussi la fanciulleta mia”. Inevitablemente me pregunto cuál es la parte que toca en este punto al terapeuta, cuál es la tonalidad más adecuada para una intervención dirigida a recomponer “gli affanni di tal familia”. Entonces siento esos tonos de bajo que, a veces de manera totalmente espontánea, me han surgido en momentos de análogos dramas psicoterapéuticos. Me parece que la tonalidad grave y solemne del bajo, casi como ciertos sacerdotes del melodrama, pueda dar voz a quien debe “dipanare l’arcano dell’umana sofferenza”.
En este punto la escena está completa, y la interacción mágica de la fantasía permite un concertante donde el diálogo entre las diferentes voces que se superponen es canto y no rumor, es armonía y no confusión, entre personajes, intérpretes, voces, tonalidades y puntos de vista. Todos  pueden coexistir y expresarse mágicamente en el mismo lugar y en el mismo momento, gracias a un elemento que va más allá de la palabra. Es el milagro de la música.
Se trata de la capacidad del elemento comunicativo musical de ir más allá de los lenguajes verbal y analógico, añadiendo una vía de comunicación más directa y, en cualquier caso, de un nivel “meta” en relación con las palabras y los gestos. En efecto, la música brinda la posibilidad, sin caer en el ridículo, de soportar los versos horribles de ciertos libretos o la presencia de algunos cantantes que no son adecuados para determinados personajes. En definitiva, la ópera es una forma de arte de tal intensidad emotiva, que las solas palabras son insuficientes para expresarla.
Y es aquí donde puede tener cabida mi fantasía terapéutica operística de una sesión que se desarrolla como uno de esos cuartetos célebres, en los cuales todos los personajes en juego expresan simultáneamente sentimientos fortísimos y a menudo inconciliables, como una metáfora respecto a los límites y condicionamientos de un lenguaje que Selvini y cols. (1974) tuvieron el gran mérito de señalar como uno de los problemas centrales de la comunicación:
 ”Ya que el pensamiento racional se forma a través del lenguaje, conceptualizamos la realidad según el modelo linguístico, que, en consecuencia, forma para nosotros un todo con la realidad. Pero el lenguaje no es la realidad, puesto que el primero es lineal y la realidad viva es  circular......” y luego ...” El lenguaje nos obliga a realizar una dicotomía, exigiendo inevitablemente un antes y un después, un sujeto y un objeto, en el sentido de quien realiza la acción y de quien la sufre. Implica, por tanto, un postulado de causa y efecto y, en definitiva, una definición moralista.” (Pgs.65-66)
También Bateson (1972), opinaba que “la mera racionalidad teleológica, sin la ayuda de fenómenos tales como el arte, la religión o los sueños, es necesariamente patógena y destructora de la vida. Su virulencia surgiría específicamente del hecho de que la vida depende de circuitos de contingencias interconectados, mientras que la conciencia sólo puede registrar los pequeños bucles de estos circuitos que interesan para los fines humanos“ (Pg. 181).
Por su parte, Keeney (1987) afirmaba que existe “la posibilidad de que la patología sea perpetuada por terapeutas que operan sin orientación estética. El terapeuta que se vea como un intermediario de poder, o manipulador unilateral, trabaja con segmentos parciales de sistemas cibernéticos.”(Pg. 207)
 Este es el verdadero límite que, en mi opinión, la música nos ayuda a entender, demostrándonos una vez más cómo el arte tiene una capacidad de síntesis, de comunicación a diferentes niveles y de expresión de las emociones, superior a las acciones puramente racionales , a las técnicas terapéuticas y, en general, a cualquier otra forma de expresión humana. Obviamente, tras estos resultados artísticos y comunicativos de la ópera, existen también las técnicas y la historia de la ópera en transformación.

Volver al indice de novedades