Perspectivas Sistémicas
LA NUEVA COMUNICACION

Artículos "on line"

TALLER: COMO AYUDAR A LOS NIÑOS, NIÑAS, JÓVENES Y SUS FAMILIAS CUANDO EL ESTADO CAMBIA DE FUNCION

Iniciando las conversaciones con Johan Klefbeck(*)

¿Quien sostiene a las familias que sostienen a los niños?
Redes Sociales y Restitución Comunitaria

por Elina Dabas
(Buenos Aires, Argentina, 2003)

Las políticas sociales y la sociedad en general han delegado la responsabilidad a la familia respecto de la crianza y socialización de sus hijos.

En relación con la concepción que las sociedades occidentales poseen sobre la familia, cabe plantearse una serie de cuestiones. La primera de ellas es la consideración de la familia como la organización social básica y primigenia de la estructura social. Se refiere al grupo de personas nucleadas por relaciones de parentesco (naturaleza biológica), alrededor de la forma monógama y heterosexual. Esta concepción lleva a concebir a la familia con la "forma natural" en la que se organiza la sociedad, por lo cual también se percibe como "natural" que ésta deba hacerse cargo primordialmente del sostén de los más jóvenes. Desde esta perspectiva, si anteriormente se corría el riesgo de considerar al individuo como el elemento dinamizador social, se puede ahora pensar que esta tarea recae solamente en la familia.

Otra de las cuestiones es que la presión que se concentra sobre las familias, hace que muchas veces su estructura resulte débil, sobre todo para aquellas insertas en contextos desfavorables para su desarrollo. Esto se complejiza aún más cuando la organización familiar no responde al modelo socialmente prefijado.

Nos encontramos aquí con dos situaciones a analizar. La primera es que configuraciones familiares diversas son aún concebidas como "extrañas" y sufren por lo tanto el proceso de exclusión social que padecen los que son considerados exóticos para los sistemas dominantes (vg: informes gubernamentales respecto a la orientación de la ayuda social a las poblaciones vulneradas en sus derechos humanos, recomiendan no distraer esfuerzos en organizaciones familiares uniparentales, con hijos de diversas parejas de la madre, y fundamentalmente, pobres. Solicitan la preferencia por la institucionalización de los niños y niñas) La segunda, que los vínculos afectivos que no reconocen relación de parentesco no resultan confiables, aún cuando posean diversas funciones para el desarrollo de las personas.

Considerando éste panorama, en el campo de la salud familiar y comunitaria, venimos desarrollando e investigando sobre estrategias de trabajo desde el enfoque de las redes sociales.

Pensamos la red social como un proceso de construcción permanente tanto singular como colectivo, que acontece en múltiples espacios y (a)sincrónicamente. Podemos pensarla como un sistema abierto, multicéntrico y heterárquico A través de la interacción permanente, el intercambio dinámico y diverso entre los actores de un colectivo (familias, equipo de profesionales, barrio, organización, tal como el hospital, la escuela, el centro comunitario, entre otros) y con integrantes de otros colectivos, posibilita la potencialización de los recursos que poseen y la creación de alternativas novedosas para fortalecer la trama de la vida. Cada miembro del colectivo se enriquece a través de las múltiples relaciones que cada uno de los otros desarrolla, optimizando los aprendizajes al ser éstos socialmente compartidos.

Estas estrategias, que hemos denominado estrategias de ligadura, tienden fundamentalmente al fortalecimiento del lazo social, promoviendo la restitución comunitaria, como un modo de recuperar las modalidades sociales de resolución de situaciones que son percibidas como problemas. Considerada la ineficacia de numerosas mediaciones institucionales, dichas estrategias tienden por un lado, a evitar la institucionalización de niños y niñas cuyos problemas pueden resolverse con el apoyo a aquellos que sostienen su crianza. Por el otro, promueven el reconocimiento de la transferencia de funciones básicas a sujetos sociales no claramente percibidos por el sistema dominante, pero que desempeñan una función esencial en la vida de las personas.

Desde esta perspectiva, la mirada no está puesta en relaciones prefijadas biológica o jurídicamente, sino que prevalecen los vínculos que se establecen en un momento histórico y en un contexto determinado, a través de territorios móviles, de múltiples interacciones y del reconocimiento de diversidad de saberes y voces.

(*) Este fragmento de entrevista representa una viñeta de los temas desarrollados por Johann Klefbeck (Suecia), especialista en el tema de redes sociales, durante su visita a Buenos Aires en Abril del corriente, invitado por Fundared (Fundación para el Desarrollo y Promoción de las Redes Sociales)

Volver a indice de artículos