Perspectivas Sistémicas
LA NUEVA COMUNICACION

Artículos "on line"

Despedimos y Honramos a Tom Andersen

"Las palabras forman nuestros significados y éstos influyen en cómo vivimos" (Tom Andersen)

El querido y respetado colega Tom Andersen, psiquiatra noruego, conocido por todos por haber aportado su visión de los grupos reflexivos en la terapia ( los "reflecting team"), de la reflexividad en las relaciones entre las personas, murió el 15 de mayo del 2007 en Noruega.

Como dijo Sallyann Roth "el debe haber estado interactuando con la piedra con la que golpeó su cabeza al caer, mientras caminaba por los bosques y montañas que amaba. Podemos imaginar su tierna sonrisa, mientras se despedía lentamente, con su tiempo tan propio.
Para muchos fue un maestro, para otros un compañero, otros lo tenían como un interlocutor inteligente y conectado... todos los que tuvieron la posibilidad de compartir con el, fueron tocados por su particular manera de mirar, escuchar y responder".

El fallecido terapeuta armenio-norteamericano, Harry Goolishian, decía:

"Escuchen lo que ellos, los consultantes, dicen realmente, y no lo que ustedes creen que ellos realmente quieren decir".

Esta reflexión es central en el pensamiento y la práctica terapéutica de Tom Andersen, psiquiatra noruego, profesor del Instituto de Medicina Comunitaria y creador del equipo reflexivo un modo de intervención que se utiliza, por ejemplo, en terapia familiar. Es conocido en el ámbito de la psiquiatría mundial por ser el creador de una modalidad que promueve una terapia basada en la posibilidad de que el paciente participe de las conversaciones del grupo terapéutico y que se basa en "charlas" abiertas y cara a cara, a diferencia de lo que plantea la cámara Gesell.

El Dr. Andersen solía decir, que esperaba que los terapeutas se desprendan de todo preconcepto o prejuicio frente a lo que escuchan o ven para ser más efectivos en su tarea a la vez que destierra los encasillamientos del tipo: este hombre "es" un delincuente, esta mujer "es" muy nerviosa.

También hacía hincapié en la necesidad de entender a la terapia (aunque aclarará una y mil veces que el término no es de su agrado porque lo considera muy "limitado y estructurado") desde un sentido "emocional" en el que el psiquiatra o terapeuta "tiene que involucrarse con el paciente" para ayudarlo a estar mejor.

Andersen prefería hablar de "relaciones" cuando se refería a la "terapia o trabajo terapéutico", manifestaba que los equipos reflexivos son esencialmente "abiertos" y "todo lo que se habla es expuesto delante de la gente", en la vereda opuesta de lo que es la cámara Gessel o espejo unidireccional.

Los equipos reflexivos, en los que el paciente tiene la posibilidad de participar en el debate que los terapeutas realizan sobre su caso particular, son utilizados en distintos países para abordar diferentes problemáticas de la comunidad con excelentes resultados.

"La persona describe lo que le pasa, describe una situación, y nosotros vemos los efectos de eso que habla en la misma persona", afirmaba.

Al mismo tiempo, lo que la persona "ve y escucha" que manifiestan sobre él o ella influirá de una determinada manera. Por eso, enfatiza, "no sólo tenemos que estar atentos a lo que expresa sino también a cómo y cuándo lo dice, a sus pausas, al énfasis que pone a las palabras, que gestos y cuestiones corporales están también presentes y cómo lo que va diciendo lo modifica". Para el maestro noruego, el lenguaje es el que condiciona los pensamientos de las personas, y no al revés.

En una entrevista realizada en la ciudad de Rosario, invitado por la Universidad Nacional de Rosario, se refirió a las "conversaciones internas", señalando al respecto lo siguiente:

"Siempre es posible ver y escuchar en las palabras más de lo que se percibe. Para eso hay que ir despacio, en forma pausada" , mientras se tomaba todo el tiempo disponible para captar la atención de quienes lo escuchan y ejemplificar con su propio discurso aquello que propone.
Incentivaba a los profesionales a que prestaran atención particularmente a los silencios y las posturas corporales como parte de lo que la persona quiere o puede transmitir.

Para Andersen las "expresiones" son las que forman nuestras vidas y al mismo tiempo condicionan nuestros pensamientos. Son las palabras, es el lenguaje el que articula nuestra forma de pensar, y no al revés como siempre se creyó y es por eso que en ellas hay que buscar pistas y respuestas. "Las palabras forman nuestros significados y éstos influyen en cómo vivimos", señalaba constantemente.

Andersen concentró parte de su experiencia profesional de los últimos años en las cárceles.

Agradecemos al Lic. Saúl "Coco" Fuks, habernos informado del fallecimiento del Dr. Andersen y habernos, generosamente, permitido utilizar la información y la foto perteneciente al siguiente blog: http://www.cafemoiru.blogspot.com , para esta nota.

(Para más información leer entrevista a Tom Andersen por Claudio Des Champs, en la sección artículos on line o en el nº 45 de Perspectivas Sistémicas).

Uno de los últimos escritos en castellano del Dr. Andersen , es el capítulo I ("Procesos de reflexión : actos informativos y formativos") del libro "Terapia Familiar con Equipo de Reflexión", una práctica de colaboración- de Steven Friedman ( compilador), Agosto 2005, Amorrortu editores.

Volver a indice de articulos en linea