Perspectivas Sistémicas
LA NUEVA COMUNICACION

Artículos "on line"

Prólogo del libro
"SEPARACIÓN Y DIVORCIO. UN FARO EN EL CAMINO" (*)

por Irene Martínez Alcorta.

"Nunca se siente más seguro un niño que
cuando sus padres se respetan"
(Jan Blaustone)

Nos llega esta nueva entrega de la autora con su profundo y vasto conocimiento de la compleja trama en el acontecer de la ruptura conyugal, y su aporte es rotundo y claro. El camino de quienes transitan por la aguda crisis que desemboca en el quiebre del modelo de familia intacta derrumba uno de los proyectos vitales del ser humano. Ambos padres ya no permanecerán unidos junto a sus hijos en la vida cotidiana. Ese devenir forzosamente hará huella en el futuro de las personas más amadas por ellos, y, quizá sin poder percatarse, los acontecimientos los arrastren a sacrificar a sus seres más dilectos: los hijos.

Sabemos que ellos no eligen ni tienen capacidad para oponerse a la decisión tomada por los progenitores, pero igualmente quedarán aprisionados sin escape en los sucesos posteriores a la ruptura. La nueva situación familiar puede transcurrir enmarcada en pautas saludables que aseguren la cobertura de sus necesidades, pese a la crisis, o por el contrario, atraparlos en el torbellino dañino que envuelve a sus padres, situación que los puede herir gravemente, conduciéndolos a la enfermedad o hasta a la destrucción de sus vidas.

Esta obra, con un estudio minucioso y exhaustivo, ilumina cada resquicio donde germina el comportamiento dañino de los padres. A pesar de sus efectos devastadores, que se traslucen, tanta veces, en voluminosos expedientes, historias clínicas y carpetas profesionales, no se trata de actos de maldad ni de intencional sadismo. Sencillamente, es desconocimiento e ignorancia. Para prevenir sus consecuencias e impedir la victimización de los más débiles en la familia aparece la adecuada herramienta: el conocimiento. Ello es lo que se desprende a raudales en el presente trabajo, fruto de la madurez profesional y experiencia de la autora.

Aprecio nuevamente su rigor intelectual, sus enfoques lúcidos y enriquecidos con el aporte actualizado del pensamiento de vanguardia que difunde desde hace años, tanto en la cátedra de la Universidad de Buenos Aires como en sus publicaciones y en su labor profesional.

Cada página encamina al lector hacia el objetivo deseado: edificar una nueva estructura familiar a partir del qui ebre de la vida en común. Una firme barrera de sostén y sanidad, que nacerá con un nuevo diseño, distinto de la conformación original, pero no por ello menos familia. Ni un poquito menos.

Para alcanzarlo, la autora nos convoca. La ardua tarea de construcción de una coparentalidad verdadera deberá ser insoslayable e inclaudicable. Padres socios permanentes para la crianza de los hijos, más allá y después del divorcio. Más allá de la finitud de su lazo personal como pareja. Todo ello conlleva a la prevención y detección de conductas perjudiciales que son identificadas y desenmascaradas de su discurso justificatorio. Asimismo, es preciso el aprendizaje y la práctica de reglas de relación familiar apropiadas, códigos para ser internalizados, para el logro de padres conscientes y comprometidos, capaces de brindar un nutriente irreemplazable: el cuidado responsable que acompaña el amor genuino de ambos.

La obra nos devela, en su hondo análisis, múltiples aspectos. En una visión integral se exponen los avatares de la familia contemporánea con el paso, que aparece sin retroceso, de un modelo predominante -la familia nuclear sobre la base del matrimonio–intitución-, a otras configuraciones como la familia binuclear, ensamblada, o el hogar monoparental. Se muestra así, la caída de estereotipos con el cambio de valores culturales que ha llevado a enormes transformaciones.

El modelo tradicional no deja de coexistir, pero el libro no nos permite ignorar lo que se visualiza en el seno de la sociedad y advertir las tendencias. En algún pasaje se recoge el concepto contundente del autor americano Frank Furstenberg, quien opina que "es tan improbable restablecer la familia conyugal basada en el ideal de castidad sexual prematrimonial, monogamia temprana y para toda la vida y una estricta división sexual del trabajo, como lo sería intentar restablecer la agricultura familiar".

La observación de la realidad en toda su actual complejidad, que nos presenta este libro, brinda información completa de sus diversas facetas e invita a prepararnos para el fortalecimiento de dos vínculos indisolubles: el de cada padre con su hijo, y el que sin duda cuesta tanto clarificar e igualmente perpetuo, el de la pareja como padres entre sí. A pesar de los divorcios y nuevos matrimonios que haya cada uno transitado.

Con pluma clara, ordenada, se exponen las vicisitudes del proceso de quiebre de la relación conyugal y hay un ojo puesto en el correlato por el que atraviesan los hijos. Se escudriñan los aspectos físicos y emocionales, incluyendo las etapas evolutivas en que se encuentran el niño y el adolescente.

Hay un faro de luz a lo largo del camino. El divorcio en sí mismo no es el que daña grave e irremediablemente a los hijos, sino que el verdadero desiderátum es cómo se reorganiza la familia a partir del mismo. Si los padres forman una coalición, ejerciendo plenamente su coparentalidad, los hijos estarán en condiciones de crecer sanamente. La autora, justamente, aporta valiosos recursos para cumplir la tarea primordial e insustituible de la familia humana.

(*) "SEPARACIÓN Y DIVORCIO. Un faro en el camino" por Dora Davison. Editorial Universidad (2006).

Volver a indice de articulos en linea